Compartí esta nota:

Apenas finalizó la final frente a Sarmiento, los Santos desataron la fiesta que ya había iniciado tras el segundo gol de San Martín.

Primero, hinchas y jugadores festejaron en la cancha y en el estadio y luego eligieron el punto central de los tucumanos para desafiar al frío con cantos, gritos, dedicatorias y fiesta.

Los festejos duraron hasta altas horas de la noche. Otros todavía siguen,

Compartí esta nota:

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *